EL CUERPO HUMANO

EL CUERPO HUMANO

 

SISTEMA NERVIOSOSISTEMA  DIGESTIVOSISTEMA RESPIRATORIO

 

Hablar del cuerpo humano, será siempre una difícil y compleja tarea, ya que nuestro organismo es un milagro de coordinación, flexibilidad y robustez. Para que se tenga un conocimiento más o menos exacto de lo que es y como funciona nuestro cuerpo, es necesario entender que es un conjunto de aparatos y sistemas que colaboran entre si, para lograr una buena coordinación y así poder lograr las diversas funciones funciones vitales en el desarrollo del ser humano.  En la parte externa  del cuerpo humano se distinguen, la cabeza, el tronco, las extremidades superiores e inferiores. La cabeza es una de las partes mas delicadas y que más cuidado requiere, ya que los órganos vitales que en ella se alojan son muy delicados y por lo cual necesitan de mucho cuidado. En nuestro cuerpo la primera protección la brinda la piel pero esta no basta para el cerebro sino que como el pelo, los párpados, las pestañas y las orejas, que contribuyen a proteger a la cabeza, de golpes de la acción de la luz, del polvo y materias extrañas.

Vamos a conocer los aspectos  biológicos, físicos y químicos de los sistemas naturales que constituyen nuestro cuerpo y descubrir porqué  se le dice la maquinaria perfecta. Para ello investigaremos la naturaleza y el funcionamiento de sus elementos constitutivos, las interrelaciones, las transformaciones y los mecanismos de regulación. Porque nuestro cuerpo es un todo, resultado de las relaciones entre los elementos, y no la simple suma de los mismos, de ahí que las propiedades del conjunto sean distintas de las de sus elementos aislados.

Por eso lo enfocaremos como una totalidad. Además, por tratarse de elementos que le son propios a un ser vivo el hombre éstos sufren cambios o transformaciones cualitativas y cuantitativas, que inciden en el sistema, pues modifican las relaciones existentes. Por eso nos ocuparemos de esas transformaciones. Pero toda transformación  implica una alteración en el equilibrio del sistema, que será compensada por las transformaciones de otros elementos del mismo, regulación interna o por los elementos exteriores, regulación externa. Este continuo juego, de desequilibrios y compensaciones, constituye el equilibrio dinámico propio de todo sistema natural. Por eso también nos interesa interpretar ese equilibrio a través de sus mecanismos de autorregulación. Conozcamos, entonces, esa maquinaria perfecta que es nuestro cuerpo.